Ni en la ciudad ni en el campo: cuatro comunidades mantienen el esfuerzo de alquiler dispar en todos lados | Economía

Comprar una casa cada vez es más complicado en España. Los alquileres llevan años creciendo y, ante esta realidad, no han fallado y han recomendado a los inquilinos que empezaron en el centro de las ciudades buscar los pisos más baratos. Pero esta solución no siempre es posible. El efecto de la escasez de petróleo con lo que muchos expertos reflexionan sobre el comportamiento de los precios de la vida ha hecho que mucho se haya dirigido a la periferia. Y en algunos sitios todo va a más: cuatro comunidades autónomas superan la sombra recomendada para el esfuerzo de alquiler incluso fuera de sus áreas urbanas, según el último informante anual del Banco de España. En su análisis, el supervisor distingue tres tipos de zona: el centro de las áreasurbanas, la periferia de éstas y la fuera de las áreasurbanas. En Andalucía, Baleares, Canarias y Cantabria, el precio medio de los alquileros supera el 30% de la renta neta de los hogares en todas partes.

Bien lo sabe Erico García, de 30 años, que pudo mudarse con sus padres, de su misma edad, en Herrera de Ibio (Cantabria), su ciudad natal. Vivir todo el año en Comillas (2.300 habitantes), de donde es, se ha convertido en un capricho ante el precio de los alquileres. El turismo del norte multiplica la demanda residencial real y los propietarios encuentran en el viajero un hilo conductor para expresar sus propiedades. Los oriundos de Comillas con ganancias de emancipación deben asumir cifras incalculables o dimitir para buscar un techo fuera. La familia tiene dos hijos y ahora, por 500 euros mensuales, incluyen una casa con jardín. Gracias a esta cifra, en el portal inmobiliario Idealista sólo aparece un piso en Comillas, aunque sólo se ofrece en terraza e invita a pensar que hay truco. “Allí solo hay quiler para verano o de septiembre a junio”, critica el niño de tres años.

García, un chico de portátil en un supermercado, suspira: “De mi círculo de amigos todos viven con sus padres, somos nuevos y sólo tres están emancipados, ninguno de ellos”. La pujanza estival hace que las urbanizaciones queden vacías en invierno. Y la tensión económica se ha ido propagando por el alfoz, incluso los pueblos anteriormente abandonados como Cabezón de la Sal, desde marzo, se están saturando a la par de las expulsiones de los pueblos costeros. Este niño de tres años y sus compañeros vivieron allí durante un tiempo “en un piso viejo, sin calefacción, con veinteañeros horribles, por 450 euros al mes”. Después de pasar un año buscando, encontré su residencia actual. En ese piso, según ella, lo ocupó durante mucho tiempo: la casa le cobraba 500 euros al mes sin aplicar ninguna mejora al inmueble.

“Estamos viviendo un proceso de gentrificación suave”, resume Sergio Nasarre, exdirector de la Cátedra Unesco de Vivienda de la Universitat Rovira i Virgili de Tarragona. “Desde hace tres o cuatro años asistimos a una segunda gentrificación de personas que fueron expulsadas del centro de las ciudades a los suburbios y ahora están siendo expulsadas de allí a una segunda corona o incluso más hacia el interior”, explica. El documento del Banco de España se refiere a los lugares con mayor esfuerzo de actividad con “actividad turística”. Y Nasarre recordó un hecho que no le parece casual: “En 2023 se batirán todos los récords de compra de vida por parte de extranjeros, cuyo precio de mercado se ha multiplicado desde 2009”.

El análisis de los datos del supervisor requiere la mayor parte de la evidente difícil situación de los inquilinos en España. Sólo las comunidades de Aragón y Rioja mantienen una relación entre los precios de los muebles y los ingredientes que no vincula el exceso de esfuerzo en ningún lado (lo que no excluye que individualmente estas situaciones puedan darse en muchos casos). Por el contrario, en muchos lugares la tasa está muy por encima del 30%, como en el centro de las áreas urbanas de la Comunidad de Madrid, que alcanza la tasa más alta con un 44,3%. El porcentaje que ha puesto como referencia EL PAIS no es aleatorio: la Ley por el derecho a la vivienda considera que se les da “condición de asequible” cuando los gastos en vivienda no superan el “30% de los ingresos de la unidad comunitaria”. «. Este criterio legal es más restrictivo porque incluye los suministros básicos (luz, agua, internet…) en el ordenador, mientras que el Banco de España sólo tenía en cuenta el alquiler mensual de los soportes.

Sin embargo, la situación más problemática parece existir en las dos comunidades insulares. Con economías muy basadas en el turismo, territorio escaso y mucha población, tanto Baleares como Canarias superan el 38% de compromiso incluso en zonas que están fuera de las zonas urbanas. Esta presidencia de la vida fue, precisamente, uno de los principales motivos por los que las millas canarias suben a la Calle de Abril para manifestarse contra el turismo. El sociólogo Eugenio Reyes, líder de este movimiento reivindicativo, asegura que «el desarrollo del turismo vacacional ha menospreciado el valor de la alimentación y de la vida». “Tenemos el suelo rural más caro de España”, lamenta este histórico activista de Ben Magec-Ecólogos en Acción, “podríamos pensar que la población puede refugiarse de los precios en las zonas periurbanas o rurales, pero esto es más difícil de conseguir”. hacer población». Mientras tanto, nos preguntamos quién en el archipiélago “tiene 211.000 viviendo de vacaciones, según los datos de la finca”.

España se ha convertido ya en uno de los países europeos donde más inquilinos superan el tipo impositivo del 40%, que es el umbral fijado por la oficina europea de estadística, Eurostat. En su informe anual, el supervisor lo recuerda y busca estas situaciones en las mismas áreas geográficas descritas anteriormente. Los resultados parecen, pero no son idénticos. Y, sobre todo, permítete comprobar que incluso en lugares donde los valores medios aparentemente no revelan un esfuerzo inmobiliario, son muchas las personas que han vivido esta realidad. De hecho, incluso en las zonas rurales más abandonadas, que son las de Aragón y Murcia, más del 20% de las familias (es decir, diez, una de cada cinco) destinan menos del 40% de sus ingredientes al pago del alquiler.

Precisamente esto es lo que María Eugenia Rivero, de 26 años, no quiere que le pase. Disfrutaría de independencia y empezaría a vivir con ella de nuevo. Pero dice que fue “fatal” en su pueblo, Medina Sidonia (Cádiz, 11.738 habitantes). “Desde hace tres años en esta parte los precios sufren una barbaridad. Como está a 30 minutos de la playa, en Verano lo vuelven a hacer y hay lugares turísticos que vienen poco tiempo para ir al colegio, pero ahora ni una finca grande es imposible”, relata. 450 euros”, un precio que en otros contextos puede parecer un shock, pero en Cádiz, la provincia con gente cedida por trabajadores españoles, Rivero y los nuevos tienen actualmente contratos diarios parciales de 1.200 euros al mes si se toma el coste de la vida, en el. Al final es imposible pagarlo». Una situación que no se imaginaba: «Este es un fenómeno reciente, a medida que la costa ha ido creciendo, la gente se ha visto viniendo a más pueblos».

Vista aérea de Medina Sidonia (Cádiz), en una imagen de archivo.FJ Jiménez (Getty Images)

Algunos describen a Ángel Sánchez, de 38 años, que es jefe de agencias inmobiliarias en la provincia de Málaga. Uno está en la costa de Fuengirola y otro a 26 kilómetros tierra adentro, en Coín. Hace años dos mundos, que ahora se han integrado. Desde la pandemia se ha producido un aumento de lo que se conoce como «clientes rebotados». No porque les acusan hasta que «porque están ocupados buscando en el centro de Málaga, se van a las afueras y van buscando por pueblos de montaña hasta llegar a Coín, que no es lo que es». Sin embargo, cabe destacar que está muy bien comunicada tanto con la capital de provincia como con Marbella. Sánchez admite que «los que vienen de fuera han sufrido un poco los precios», pero describe todos los cambios entre los clientes («con el teletrabajo conozco gente que ha venido de Alemania y Dublín») y en las ofertas: “Viviendas en «La comunidad generalmente se elabora con alcohol tradicional, pero últimamente estamos viendo una opción de alcohol para los hogares, que no era común en una comunidad como esta».

Los inquilinos de menores rentas, más atendidos

En resumen, el problema de las adquisiciones se está extendiendo. Y esto puede deberse a que, independientemente de la ubicación geográfica, el Banco de España detecta una relación con la capacidad adquisitiva de los hogares. “Los problemas de sobreesfuerzo asociados al gasto en vivienda de alquiler se observan en las principales economías europeas, si bien en España estos problemas presentan especial intensidad entre los hogares con menor alquiler”, resume el informe anual. Si bien la tasa de esfuerzo general disminuyó entre un 25,5% y un 22,5% entre 2011 y 2022, aumentó para los hogares con renta menor durante el mismo período. El primer quintil (el 20% de las familias con menos recursos recurrentes) asignó en promedio casi el 45% de sus ingredientes de alquiler.

“La vida es asequible para quienes están en percentiles muy altos y para el resto no”, analiza el economista Ignacio Ezquiaga. “Esto incluye la petición, que no se puede traducir efectivamente en petición porque no se puede comprar y, por tanto, no se puede construir y provoca que muchos jóvenes finalmente se presenten en casa”, explica. El experto cree que España está asistiendo a «una burbuja de precios inasequibles» y matiza, en alusión al título de su último libro, que «el sistema ya no financia burbujas para que la gente se endeude hasta los tuétanos». Pero los bancos ya no tienen crédito alegremente, e incluso pueden decidir que están reforzando “un problema gravísimo de acceso a la vida”.

Se produce porque es una especie de círculo vicioso en el que las familias con menos recursos, que buscan con más frecuencia que el resto porque no pueden permitirse comprar, pagan más cuando se ven presionadas. El Banco de España describe un “riesgo previo” que “podría estar asociado al de los propietarios por tanto un mayor riesgo relativo cuando acercan su vida a inquilinos con menor poder adquisitivo”. Los aprietan serían más caros, lo que provoca que los muebles en zonas donde vive la población con menor poder adquisitivo tengan «mayores ingresos» para los caseros, según el supervisor. Y a medida que juegas por tu análisis final, cada vez es más difícil escapar de esta lógica del mercado. Ni siquiera con un refugio en el campo.

Sigue toda la información de Economía Negociaciones es FacebookXo en el nuestro boletín periódico

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *