Las exportaciones de bienes duran más de una década de aumentos por la lentitud europea | Economía

Las exportaciones de bienes duran más de una década de aumentos por la lentitud europea |  Economía
Las exportaciones de bienes duran más de una década de aumentos por la lentitud europea |  Economía

El sector exterior español tiene una historia de éxito desde la crisis financiera. Ante la acusación de vivo desendeudamiento en empresas y familias, las exportaciones se han convertido en uno de los motores de una actividad que alcanza su máximo cada año. Las vacaciones han crecido en euros de forma continuada salvo el año de la pandemia. En 2020 las restricciones a la actividad se produjeron de forma momentánea. Pero la ensegueda retomó el impulso al señalar otros tiempos. Siempre y cuando el año pasado se haya roto este rastrillo: en 2023 los veinte mercados exteriores retrocederán ligeramente, perjudicados por la desaceleración de la economía europea. Sólo un 1,4% rebajó hasta los 383.000 millones de euros. Si el argumento del proyecto ejecutivo es que esta caida se debe a que han dejado de exportar vacunas contra la Covid por valor de 8.000 millones de euros.

En términos reales, una vez analizado el efecto de los precios, las exportaciones de bienes registradas en Aduanas han registrado hoy más del 5%, más de 15.000 millones de euros a precios constantes si se desarrolla a partir de la base de datos del Ministerio de Economía. La reducción de volúmenes fue, por tanto, mucho más acusada que en euros. España no ha estado libre de las dificultades que atraviesa la economía europea, víctima de la crisis energética, los problemas y los problemas industriales.

A pesar de estas repercusiones en las exportaciones de mercancías, el comportamiento del sector externo siguió manteniéndose bien durante el año pasado. Las importaciones de bienes disminuyen en euros bastante más que las exportaciones, un 7,6% hasta 424.000 millones, gracias a la moderación de los precios de la energía una vez superada la desventaja de la crisis provocada por la guerra en Ucrania. Y es que, precisamente, el déficit del comercio de bienes, que en el año 2022 se duplicó hasta los 71.000 millones por el aumento de la energía, se ha reducido ahora hasta los 40.000 millones. La mejora es muy sustancial simplemente por el ahorro en costes energéticos. En volúmenes, la reducción de las importaciones es similar a la registrada en euros.

Este déficit calculado en el apartado de bienes está mucho más que compensado por las supervisitas registradas en servicios a empresas, por su valor de 30.000 millones, y por los servicios turísticos, otros 70.000 millones. La combinación de estos tres capítulos hizo que, a partir del tercer trimestre de 2023, España alcanzara un superávit comercial récord, del orden de 60.000 millones. A pesar de la lentitud y la multiplicidad europeas choque Vivo durante los últimos esplendores, como la pandemia, los cuellos de botella, la crisis energética y de precios o las subidas de Tipos, el sector exterior sigue contribuyendo fuertemente al crecimiento de la economía española, gracias a la recuperación del turismo, la La fortaleza de los servicios a las empresas y la resistencia de sectores como el alimentario o el de la automoción. El año pasado, el ahorro energético también jugó un papel importante. En estas circunstancias, España fue el único de los cuatro grandes países del euro cuya balanza comercial no se deterioró con la crisis energética.

Tras dejar al Gobierno los datos del INE, la demanda exterior aportó un tercio del crecimiento del año pasado, 0,8 puntos del 2,4% que hizo avanzar el PIB. Estas cifras de la oficina de estadística indican que el deterioro de las exportaciones de bienes y servicios se concentró principalmente en el segundo y tercer trimestre. Te hice mejor en el corazón.

El Departamento de Comercio evalúa la resistencia mostrada en medio de las dificultades que favorecen a los socios comunitarios. Estos se observaron con especial intensidad: las exportaciones de bienes a la UE disminuyeron el año pasado un 1,6% en términos de euros. Cayeron en Asia también es del 7,6% y en África del 5,9%. Mejoraron las dirigidas alemania, Italia, Reino Unido, Polonia, Marruecos o Turquía. Incluso en América Latina, el 8%. Cabe señalar que países con un crecimiento plano como Alemania o Reino Unido han alcanzado un máximo histórico en sus importaciones de productos españoles, lo que es una señal de competitividad.

Si lo comparamos con 2019, las exportaciones españolas de mercancías se sitúan codiciosas al 32% frente al 17% que avanzan las alemanas, el 20% francesas, el 16% británicas o el 30% italianas. El promedio de la eurozona también está por debajo de un aumento del 26%. Gracias a estos datos, el peso de las exportaciones españolas en toda la UE aumentó hasta un récord del 5,9%. “Los exportadores españoles son los más competitivos en los mercados mundiales al igual que sus socios europeos”, afirmó la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez.

La atención sobre el automóvil ha ido ganando terreno a pesar de la transición al coche eléctrico. También contribuyeron positivamente al equipamiento y la nutrición. Por el contrario, los productos químicos y semiacabados se han recuperado porque resuelven los problemas de la industria y todavía hoy sufren el aumento de los costes energéticos.

Aunque el número de exportadores ha disminuido, ha aumentado el número de quienes lo hacen regularmente. Estos son los que lo han hecho de forma consecutiva durante los últimos cuatro años. Esta es la estadística que se considera importante porque indica cuál es la base exportadora con lo que se contabiliza. El número de estas empresas registró un crecimiento del 1,7% el año pasado y ha crecido cerca de un tercio hasta alrededor de 43.000 en la última década. Estas son las empresas que tienen una estructura exportadora organizada y pueden simplemente dirigir su oferta a unos países u otros buscando todo donde está la demanda.

El Gobierno también apoya el incremento de contratos de empresas españolas en licitaciones internacionales. Llegarán a los 70.620 millones en 2022. Estos contratos deben, en buena base, el gran retorno que están experimentando las exportaciones de servicios a las empresas, que han desaparecido en los últimos años y explican parte de las resistencias mostradas por el sector exterior español.

Sigue toda la información de Economía Negociaciones es FacebookXo en el nuestro boletín periódico

La agenda de los Cinco Días

Las cotizaciones económicas más importantes del día, con las claves y contexto para entender tus alcanza.

RECÍBELO EN TU CORREO


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *