La OPEP acabó hace dos años con las ofertas, pero con el final del proceso más cerca Economía

Un campo petrolífero de Aramco en Shaybah (Arabia Saudita), en negro.Hamad I Mohammed (REUTERS)

Todos los pronósticos cristalizarán en el árbol el domingo. La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) anunció lo que el mundo entero anticipaba: que los tijeretazos sobre el suministro de crudo, iniciados en la pandemia —con el barril que por primera vez fue negativo y probablemente único en la historia— y Interrumpidos sólo brevemente en la primavera de 2002 —con miles de barriles oxidados abandonando el mercado—, continuarán hasta bien entrado el año próximo. Sin embargo, el propio cártel ya ha iniciado una reversión de su política restrictiva, la única con la que ha podido contener la caída de precios. Un primer paso hacia el futuro de los países consumidores –Estados Unidos, Japón, India, China y UE– entre muchas plegarias para liberar el agua en plena expansión inflacionaria.

La nueva fiesta clásica del petróleo pasa a empezar a abrir la mano con su oferta a partir de octubre, unos meses antes de lo que esperamos que la mayoría de las casas de análisis sigan al sector día tras día. “Mantendremos el mismo enfoque preventivo y prudente”, dijo, junto a todo, el ministro de Energía de Arabia Saudita —líder indiscutible del club—, Abdulaziz bin Salmán Al Saud, en la reunión telemática del Domingo. Esperando y viendo, sí, pero con la puerta abierta a una reversión de la política que ha seguido en los últimos tiempos. El precio del petróleo se cotiza en los gráficos de la sesión lunar, la primera vez desde la decisión de la OPEP.

La comida cruda es uno de los mercados que menos sigue los principios del libre comercio. No tanto por la demanda, estrictamente ligada al crecimiento económico aunque también influida por una electrificación que claramente va a aumentar, sino por la oferta: pesando sobre el gran aumento de la producción en EE UU, Brasil o Guyana. , la versión ampliada del cartel (OPEP+, que incluye a Rusia) sigue suministrando casi el 60% de las materias primas colocadas en el bazar mundial cada día. Entonces tu decisión de abrir o cerrar el grifo tiene mucha influencia en los precios.

La precaución tomada este domingo es prolongar el tijeretazo de cajas de dos mil barriles de diarios crudos, que inicialmente expiró a finales de junio. Sin este conocimiento, los actuales 81 dólares por barril parecerían sencillamente inimaginables: el precio sería notablemente más bajo. Después de tantos países, países y emergencias, son incluso meses de reiterados pedidos para que el cártel se hunda en sus restricciones.

juego de equilibrio

Si por la paradoja, sin embargo, la posible disminución en el suministro de la OPEP en el año que puede coincidir con la primera caída significativa en el consumo global de combustible, se convierte en una electrificación sin salida que ha afectado a China, en gran medida el primer importador mundial de materias primas. , uno de sus principales objetivos.

El acto de equilibrio del cartel es aún menos profundo. Por un lado, resulta tentador para sus intereses asegurar al máximo la oferta sin sofocar la cuestión de negociar para subir los precios al máximo: alrededor de 100 dólares, el umbral a partir del cual Riad equilibra sus cuentas públicas. pero al mismo tiempo el cartel parece haberse rendido definitivamente.

Por otro, es necesario vender cantidades de petróleo mes tras mes: todos los miembros del grupo tienen la energía fiscal, desde hace mucho tiempo, su principal fuente de ingredientes. Y son cada vez más conscientes de que nada menos que una parte de sus reservas serán abandonadas en las tierras bajas de los siglos de los siglos, única manera de frenar el cambio climático hasta ahora imparable.

Sigue toda la información de Economía Negociaciones es FacebookXo en el nuestro boletín periódico

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *