Anna García-Altés: “La preocupación satura los hospitales porque insisten en tomar decisiones que crónican los problemas del sistema sanitario” | Sociedad

Tomar siempre las mismas decisiones en el sistema sanitario y esperar a obtener los mejores resultados el año siguiente es una mala estrategia que todo paciente y profesional sufre en invierno. Con mayor o menor fuerza —con la única excepción de los tiempos de la pandemia—, los virus respiratorios hacen acto de presencia en todos los ambientes y se saturan el agarre unos y otros siempre que hay centros de salud y hospitales. “No hay necesidad de ser así. La denuncia no es nada excepcional, es algo de esperar. Lo excepcional fue el covid. Si la preocupación satura cada año los hospitales es porque insisten en tomar decisiones que crónican los inconvenientes y problemas del sistema sanitario”, explica Anna García-Altés (Barcelona, ​​51 años), presidenta de la Asociación de Economía de la Salud (AES). Esta disciplina investiga el mejor uso que se puede hacer de los recursos disponibles para obtener los mejores resultados en el cuidado de las enfermeras y la promoción de la salud.

Pedido. ¿No estamos asignando bien los rumbos para esperar las curvas de agarre?

Respuesta. Parece que no, ¿verdad? Si cada año tenemos problemas con algo tan predecible como las epidemias de gripe, es que no lo estamos haciendo bien.

PAG. También puede ser que pierdas dinero y tengas que pedir más…

r. En parte puede ser esto, pero no creo que sea lo más importante. Poner más dinero no es la mejor solución si no aportas valor en términos de salud. Además, ¿hay más dinero para qué? ¿Para contactar con más médicos? Luego dicen que no lo tienen, que lo hacen. El hisopado es seguro, porque España tiene más médicos por millón de habitantes que la media de la OCDE.

PAG. Por favor, pide tu consejo de salud o infórmate…

r. Son los médicos de familia que hemos formado, los que necesitamos en los centros de salud para afrontar el problema, no son todos. Están en urgencias hospitalarias, en paliativos… dispersos del sistema porque la atención primaria no tiene resultados atractivos. Gastamos mucho dinero en formación, tenemos más médicos que el país medio que nos rodea, pero cuando llega el momento de decir la verdad vamos a donde la necesitamos.

PAG. ¿La saturación de los hospitales se debe a esto?

r. Por esto y otras cosas. Una medida de emergencia atestiguada por los pacientes, cuando se produce repetidamente y sin que haya ocurrido nada extraordinario, demuestra que muchas cosas están fallando en varios niveles: formación de la ciudad, política de salud pública, trabajo de los médicos en las consultas…

PAG. Compensemos estas faltas. La primera, en nuestra opinión, es la educación de la ciudad…

r. Tenemos una frecuencia muy alta, muchos alcaldes de los países de nuestro entorno. Persistes en la idea de que hay que ir al médico para todo y eso no es cierto. En un problema sencillo, por ejemplo, la persona puede cuidarse sola en casa sin necesidad de acudir a un profesional.

PAG. Pero si llego a los tres días para cumplir 39 años, me siento fatal y no puedo venir, ¿y si es hora de ir al médico?

r. Puedes llamar a recursos como el 061 si lo deseas, o consultas electrónicas vía correo electrónico. O tener una mejor formación sobre autocuidado.

PAG. ¿Quieres preguntarme esta formación?

r. Ahora mi nadie, eso es parte del problema. Puedes hacerlo desde la escuela. En las aulas conocían ahora los beneficios de la dieta mediterránea, la importancia de consumir alimentos saludables… Pero, a cambio, no se regalaba prácticamente nada más allá del autocuidado de la salud. Podrías realizar muchas otras acciones desde el sistema y las administraciones. Durante la pandemia contribuyó a hacer algo en ese sentido, pero no hubo continuidad.

PAG. ¿No es esto elevado al extremo peligroso? Para los alcaldes, vulnerables…

r. No. Hay que proteger el sistema más vulnerable y debes tenerlo presente siempre que lo necesites del médico, de la enfermería… La presencia aporta mucho valor en estos casos. Pero en muchos otros no aporta casi nada y otros recursos son más eficientes (061, e-consultas…). El verdadero valor se resuelve en cada acto con el remedio adecuado. Pero si todos pensamos en visitar al médico, estamos más cerca de sobrecargar los centros de salud. Y cuando esto ya no es sí, vamos directo al hospital.

PAG. Quiero decir. Expliquemos otro problema.

r. Estamos demostrando los beneficios potenciales de la aspiradora frente a la herida, que puede ser un buen equipo como lo es frente a otras heridas.

PAG. Díganle a los médicos que muchos no preguntan.

r. Esto muestra todo lo que tenemos que hacer a todos los niveles: administraciones, servicios de salud pública, sociedades científicas, profesionales… Queremos aprender sobre medicina basada en la evidencia. Y esto nos dice que la aspiración de heridas reduce la mortalidad y las hospitalizaciones en todos los grupos de aquellos que están recomendados. No es el vacío perfecto que nos gustaría tener. Su efectividad es menor desde hace años, según las cepas elegidas para realizarlo. Pero es innegable que, si se utiliza más, la presión sobre el sistema sanitario disminuirá.

PAG. En los centros de salud ¿qué hacemos?

r. Para empezar, el personal médico y de enfermería debe permitirse dejar de hacer cosas que no aportan ningún valor: tareas laborales, tareas burocráticas, visitas intrascendentes… Esto es un despilfarro. La gran asistencia del médico de familia está al servicio de su paciente, quien puede ofrecerle una asistencia de la más alta calidad. En poco tiempo podrás detectar lo importante, porque lo sabes bien. Y enfermería, lo mismo. Queremos que los profesionales hagan lo esencial y se deshagan de lo accesorio que otros profesionales, como el personal administrativo, pueden hacer.

PAG. Disculpe, pero esto no es muy original. Veámoslo durante años.

r. Pero si ha hecho muy poco. Se repite muchas veces que la base del sistema es la atención primaria, pero luego las administraciones actúan como si no lo creyeran. No se consiguen los recursos necesarios, no se trata de la capacidad resolutiva, no se trata del hecho de que sea atractivo para los profesionales… El centro de gravedad del sistema se traslada a la práctica directa en el hospital.

PAG. ¿Por qué razón?

r. Porque tenemos una atención primaria debilitada y nos vemos obligados a atender a un número innecesariamente elevado de pacientes. Cuando esto sucede, la respuesta que es capaz de ofrecer no está a la altura de las expectativas de algunos pacientes que veían en el hospital el lugar donde realmente resolvían las cosas, porque es allí donde los gobiernos también están en el centro del fuego. Esto aumenta el flujo de pacientes aún más urgentemente.

PAG. ¿Pero no deberían estar preparadas las urgencias hospitalarias para este aumento del número de enfermos?

r. Primero, no es tan fácil de hacer por tus limitaciones personales, de espacio… Pero es que, en realidad, la mayoría de estos pacientes no tienen por qué ser urgentes. Deberían quedarse en casa gestionando el proceso clínico con autocuidado o sintiéndose atento a los recursos adecuados del sistema. El hospital está sólo donde es imprescindible, porque es un sitio que puede ser muy peligroso.

PAG. ¿Cómo?

r. Expertos en salud como Andreu Segura bromeaban dicen que en los hospitales han tenido que colocar grandes carteles advirtiendo de los peligros en su interior. Y hay algo real en eso. Un hospital es un lugar donde se tratan las tumbas de los pacientes, donde el riesgo de efectos adversos es indescriptible, donde se producen infecciones hospitalarias… No es un lugar donde notas cosas sin importancia, sólo cuando realmente necesitas ayuda para cuatro tumbas que no pueden ser atendidos por otros niveles del sistema de salud.

PAG. Entiendo, por tanto, que en un mundo ideal habrían tenido menos gente para quejarse gracias a las vacunas. Muchos de ellos, también, atenderán a los mismos desde casa, llamando como muchos al 061. Los que necesiten ser atendidos por el médico de familia, podrán ser atendidos sin demora. Al hospital llegarán pocos, los realmente graves, que podrían ser atendidos en unos servicios de urgencia que no están saturados. ¿Es eso así?

r. Sí.

PAG. ¿Por qué no lo has hecho?

r. Ésta es la cuestión, aunque es una meta ideal por la que tenemos que caminar. El problema es que no parece que estemos haciendo eso. En el futuro, la salud pública no debe ocupar un lugar central en la vida de los ciudadanos y en la política del país. Todo lo que rodea estuvo muy influenciado por otros debates. Sería interesante un acuerdo que preservara un espacio de atención y trabajo conjunto que nos permitiera avanzar. Además, es un espacio en el que intervienen muchos actores con intereses importantes. Debemos ser capaces de encontrar la fórmula que nos permita gestionar todo esto y hacerlo compatible con el bien común.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *